martes, 21 de abril de 2015

AVENA. ¿POR QUÉ NO PUEDE FALTAR EN TU DIETA?


Durante las últimas décadas, hay un cereal que se ha ido abriendo paso en los desayunos de cada casa, hasta llegar a convertirse en uno de los cereales más consumidos a nivel mundial. La avena.
En un principio, mucha gente es reacia a probarla porque han oído decir que es insípida, o porque se piensan que sólo la han de tomar los deportistas. Para el problema del sabor, la solución es fácil. Sólo tenéis que buscar la manera de darle sabor (fruta, miel, canela, cacao…). De hecho, se puede comprar harina de avena de sabores (fresa, chocolate o vainilla) con las que poder hacer unas tortitas la mar de sabrosas. O sea, que el sabor no es problema. Apartad esa excusa, que no me sirve.
A los que pensáis que “la avena es sólo para los deportistas”, os he de decir que estáis muy equivocados. Es verdad que este cereal es de consumo obligatorio (por así decirlo) para los que practicamos deporte, pero eso no quiere decir que la tengamos que consumir sólo nosotros. De hecho, ¿os habéis preguntado alguna vez por qué no puede faltarnos este cereal a los deportistas? No, no es porque sea insípida…

Los que hemos decidido practicar algún deporte o actividad física de manera asidua, además de diversión, entretenimiento y maneras de liberar el estrés, también buscamos llevar una vida sana. Está claro que, para notar los resultados saludables del ejercicio, lo hemos de acompañar de una dieta sana y equilibrada. Si en esta dieta no puede faltar la avena, será por algo, ¿no?
Así grosso modo os puedo decir que este cereal aporta cantidades importantes de vitaminas (B1, B5, B6 y E) y de minerales (sobre todo magnesio, zinc, calcio y hierro). También contiene gran cantidad de hidratos de carbono, fibra y aminoácidos esenciales (aminoácidos que nuestro cuerpo no produce, por lo que hemos de aportárselos por medio de la alimentación), en concreto, contiene 6 de los 8 aminoácidos esenciales. Además, es el cereal que contiene más cantidad de proteína.
No me puedo olvidar de nombrar el beta-glucano, un componente de la avena que absorbe el colesterol y los ácidos biliares del intestino, ayudando a que los eliminemos de forma natural.
Ahora, ya que buscamos llevar una vida saludable, ¿qué es lo que todo esto puede hacer por nuestra salud?

-                      Mantiene el colesterol a raya: su alto contenido en aminoácidos esenciales lo convierte en un cereal muy útil para las personas con los niveles de colesterol alto. Estos aminoácidos ayudan a disminuir el colesterol malo (LDL). Por otro lado, su contenido en fibra y en grasas insaturadas no sólo ayudan a disminuir este colesterol, sino que también ayudan a aumentar el colesterol bueno (HDL). Una combinación perfecta para mantener nuestro colesterol a raya, lo que, además, ayuda a prevenir ciertas enfermedades cardiovasculares.
-                      Ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer: algunas de las sustancias presentes en la avena (lignanos y fitoestrógenos) ayudan a disminuir la probabilidad de sufrir aquellos cánceres relacionados con las hormonas, como, por ejemplo, el cáncer de mama.
-                      Ayuda a prevenir la osteoporosis: su contenido en calcio hace que sea de gran ayuda para fortalecer los huesos. Esto convierte a la avena en una gran aliada contra la osteoporosis.

-                      Es saciante: su alto contenido en hidratos de carbono complejos (de absorción lenta) hace que el efecto saciante de este cereal sea mucho más prolongado que el de cualquier otro. Esto lo convierte en un cereal muy conveniente para todos aquellos que quieren perder volumen, ya que nos ayuda a controlar el apetito.
-                      Es un diurético natural: es posible eliminar el ácido úrico y aumentar la cantidad de orina gracias al silicio que contiene. Así, no sólo es ideal para aquellos que están buscando perder volumen, también ayuda a prevenir enfermedades como la gota o enfermedades reumáticas relacionadas con la retención de líquidos.
-                      Es de gran ayuda para las personas diabéticas: su alto contenido en zinc y en carbohidratos complejos ayuda a estabilizar la glicemia y a metabolizar la insulina. De hecho es uno de los cereales más recomendados para personas diabéticas.

-                      Mejora el sistema inmunitario: la avena tiene la propiedad de aumentar la respuesta inmunitaria contra infecciones bacterianas. El beta-glucano que contiene ayuda a las células inmunitarias a localizar el foco de infección y a eliminar las bacterias que la causan.
-                      Previene y alivia el estreñimiento: esto se debe a su alto contenido en fibra soluble. Ésta no sólo facilita el tránsito intestinal, además, puede ayudar a mejorarlo.
-                      Ayuda a aumentar la masa muscular: su contenido en proteína favorece la producción y el desarrollo de fibras musculares.
¿Entendéis ahora por qué este cereal forma parte de la dieta de aquellos que queremos llevar una vida sana?


Como veis es un cereal muy completo, que ayuda en muchos sentidos a nuestro organismo. ¿Seguís pensando que es sólo para deportistas? Pues quitaos esa idea de la cabeza. La avena no debería faltar en ninguna dieta. Tanto si practicas algún deporte como si no, comienza a tomarla. Tu salud te lo agradecerá.J


Para cualquier consulta: mejorsiesconsalud@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario